Cuerpo, laboratorio, resistencia… // Reflexiones MOV-S

La realidad de los deseos pasa por el cuerpo. Quizá por eso nos guste tanto ver bailar. Si pensamos que la esencia de toda forma artística es el ritmo (o el no ritmo) y lo que genera: sensaciones o pensamiento, más o menos complejo, de mayor o menor calado… entonces la música sería su expresión más elemental. Verla a través de las formas únicas de los cuerpos en movimiento se convierte así en un modo de pensamiento sofisticado y básico al mismo tiempo, un ritual, una manera de comunicarnos fuera de las palabras. Si además, como ya sabemos, las neuronas espejo activan en nuestros cerebros las mismas conexiones neuronales que la persona a quien observamos hacer un movimiento, una expresión o un gesto, entonces la coreografía es más compartida de lo que creíamos. Las bailarinas nos ponen a pensar con el cuerpo. Nos seducen a través de la curiosidad o la belleza para luego dejarnos ir contagiadas de otras cosas. A veces nos marchamos más ligeras, a veces tremendamente pesadas, siempre diferentes, transformadas por esa conversación, ese golpe o esas caricias.

Quien sabe hacerlo y siente el impulso y sabe que puede llegar a otras, lo va a hacer cueste lo que cueste. Puede que por eso muchas veces se diga de la danza que es la hermana pobre de las artes, ahora diríamos la más precaria, pero de ahí su resistencia. Cuando sin embargo es muy probable que sea de las que con menos más ofrece, la que más se regala a sí misma. Nos encontramos para intentar buscar maneras de que los cuidados vayan para esos cuerpos y no para quienes quisieran traficar con ellos. Intentamos imaginar fórmulas en que el intercambio sea otro, para que ese “darse” reproduzca otros “darse”, lejos de los escaparates, de la novedad y la exigencia por hacer sentir algo rápido y cuantificable.  Quizá para conseguir esto tendrían que cambiar muchas cosas, pero nada mejor que empezar por el cuerpo.

Interponer el cuerpo es una de las estrategias más inteligentes y necesarias en nuestros días. Es en él donde se inscriben todas las luchas en un contexto biopolítico. Por lo tanto hay que partir de ahí, activarlo, conocerlo y rebelarnos con las posibilidades que se plantean desde este territorio. La danza siempre ha hecho del cuerpo un laboratorio de experimentación y conocimiento, y es por eso que hoy se convierte en punta de lanza para trabajar sobre las problemáticas que más nos pre-ocupan. Porque se trata de ocupar el espacio, nuestros cuerpos y nuestras propias vidas como deseamos. Las artes del movimiento se colocan en la frontera donde mejor podemos construir un pensamiento crítico, la frontera entre el dejarse hacer y el hacer, el atravesarse y reivindicar la vida. En su proceder muestran la fragilidad que nos une, detectando así la capacidad de acción y contestación, contra todo pronóstico. La danza no es sólo espectáculo, plantea investigaciones a las que les debemos mucho más que el placer del momento, en ellas comprobamos que nada acaba ahí donde creíamos.

Anuncios

Un pensamiento en “Cuerpo, laboratorio, resistencia… // Reflexiones MOV-S

  1. Pingback: Relato del encuentro: Varias aportaciones (3) | MOV-S 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s