Tina

La primera vez que oí hablar de Tina Modotti fue en mi primer año de Universidad. A uno de mis compañeros se le ocurrió que me interesaría esta mujer por su belleza, sus amantes y una vida llena de aventuras. Pero la verdad es que me interesó más por su inteligencia, su fotografía y su apasionada entrega a una revolución -que la llevó incluso a ser una espía-.

Más tarde tuve la suerte de encontrarme con sus fotografías cara a cara en una exposición del Barbican donde se mostraban sus fotos junto con las de su amante y “maestro” Weston. Allí, definitivamente pude confirmar mis sospechas, las de Tina son mucho mejores, al menos a mi me gustan más. Y además, se puede apreciar claramente cómo fue distanciándose del frío esteticismo de su mentor para lanzarse a mostrarnos una realidad que le fascinaba: las revueltas, las trabajadoras, detalles que cuentan miles de historias.

En 1927 se afilia al Partido Comunista Mexicano, en una vida que mezclaba las fiestas, el arte y la revolución. Diego Rivera, Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros, Blanca Luz Brum, eran algunas de las amistades que le rodeaban, siendo ella una de las personalidades que destacaron en aquellos días.

Después de ese encuentro con sus fotografías en Londres no volví a saber de ella hasta que hace un par de años una noche, en la Semana Negra de Gijón, de repente ví un libro rojo que me llamó mucho la atención. Lo cogí, lo abrí y era un cómic sobre su vida. Ojeándolo descubrí que estuvo por España y que justo fue Sevilla y Gijón dos ciudades en las que vivió, dos ciudades que conectan con mi propia vida. Pero si ya eso no fuera suficientemente seductor, al volver al coche aquella noche resulta que estaba aparcado en una calle que se llama Tina Modotti.

Esta es un poco parte de mi historia con Tina, que espero no haya terminado. Admiro su trabajo, su fuerza y su sensibilidad. Pero, sobre todo, me gusta porque es unx de esxs artistas que un día deciden dejarlo todo por la vida, por otra vida. En este caso no fue por traficar mercancías ilegales en África o jugar al ajedrez, sino por una revolución. Algunxs dicen que murió de un ataque al corazón, otrxs que la asesinaron en México.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s