Los mapas

¿Por qué la cartografía se ha convertido en un género dentro de las prácticas artísticas de los últimos años?

Recodemos que la cartografía es una ciencia que estudia la geografía, una realidad física. Pero para ello hace uso de los mapas, un artificio, que convierten esa realidad inaprensible en una serie de datos situados en una superficie concreta, reducida y bidimensional. Es decir, lleva a cabo una ficción, para ayudarnos en el análisis de nuestro objeto de estudio.

El elemento metafórico de estas herramientas siempre le han dotado de una belleza que no ha pasado desapercibida. Pero es ahora, cuando el mundo se desmaterializa y nuestro conocimiento de sus geografías es tan exhaustivo, que su disección cobra una revitalizada importancia. Las nuevas tecnologías y el cuestionamiento de todo lo dado lo convirtieron en un proceso imprescindible de la posmodernidad. Pensadores y filósofos reinventaron el concepto de cartografía para ampliarlo hacia otros “territorios”, no físicos, pero de una complejidad que también necesitaban de la “simplicidad” de los mapas.

Y aunque la seguimos llamando ciencia nos dimos cuenta de que, como cualquier otra mitología, su uso y su verdad siempre había estado manipulada y bajo el control de aquellos que ostentaban el poder. Su fuerza como herramienta política radica en la capacidad expresiva de las imágenes. Unos relatos de carácter visual que, además, contaban con la parafernalia de los datos, las cifras y los cálculos, que les otorgaban la credibilidad y el estatus de lo científico. Algo que sigue seduciendo.

Sin embargo las tecnologías digitales y la posibilidad de sus formas de uso horizontales han llevado a que cualquiera pueda ser creador de esos mapas. Mapear se ha convertido en una palabra habitual al inicio de cualquier proyecto social o cultural. Quién es quién, qué es qué, dónde está cada cosa… hoy son las coordenadas previas imprescindibles para conocer y conocernos. El arte de proceso -en el que estarían la mayoría de prácticas artísticas- ha encontrado el aliado perfecto en los mapas, ya que son de gran plasticidad para contar lo que se ha realizado y para ser expuestos en unas salas que todavía piden objetos.

También se han vuelto tan populares porque favorece el trabajo colectivo en una investigación, el proceso es debatido, todos pueden aportar algo, siendo el resultado compartido, plural. Lo que anteriormente habían sido unas narrativas estáticas e institucionales proyectadas desde arriba, ahora funcionan como dispositivos para explorar lo que se quiere conocer mejor. A medio camino entre la teoría y la práctica, la mera representación constituye una acción.

Los mapas resultan fascinantes aunque no los entendamos, aunque no sean útiles. También son “nuevos medios” para reflejar la subjetividad individual de los artistas, los cuales se lanzan a crear unas propuestas personales que van de la abstracción a lo figurativo. Su presencia en exposiciones no ha necesitado de “justificación” como elemento dentro del arte. Bajo mi punto de vista suponen una nueva línea dentro de una estética informacional que especialmente conecta con nuestra sensibilidad hoy. Lo sublime del desbordamiento de la información que experimentamos en nuestros días, la ilusión de su entendimiento, encuentra sus formas y su expresividad en gráficos, símbolos, líneas, colores… que matemáticamente traducen el latido y los ritmos de la vida.

Aunque, os cuento un secreto, para mí quedó absolutamente legitimado el tema de la cartografía como práctica artística cuando mis sobris de 4 y 6 años me improvisaron un museo en casa (sin habérselo pedido) y una de las “piezas” era un mapa. Me hizo pensar en eso de que ciertas cosas no necesitan ser aprendidas por las nuevas generaciones, parece que ya lo traen integrado en su ADN. Para ellos el mapa era una manta arrugada en el suelo, pero en menos de dos minutos me habían contado sobre él un mundo alucinante.

Anuncios

4 pensamientos en “Los mapas

  1. Por suerte para la geografía (y por tanto para la cartografía) es dudoso que sea una ciencia, al menos si esa categoría la asigna el propio sistema científico – académico. En la década de 1950 la Universidad de Harvard desmanteló el Departamento de Geografía y los estudios relacionados; consideraban que la geografía no era una ciencia sino un conjunto de prácticas poco sólidas. La decisión de Harvard desencadenó otras similares en las universidades norteamericanas y hace solo unos pocos años que la geografía, como disciplina reconocida, ha regresado a la academia en EEUU.

    Puede que la revitalización de la geografía y la cartografía, en el arte y en otros ámbitos, se deba en parte a esta decisión de hace medio siglo. Seguro que los cartógrafos deambularon por caminos más diversos, especulativos e innovadores en ese medio siglo que si hubiesen estado bien protegidos por “el sistema”.

    ¿Quiero decir que lo mejor que le puede pasar a una comunidad intelectual es que la expulsen del orden establecido? … creo que si, aunque sus gentes sufran más (pero también se diviertan más).

    • hola Juan, pues no sabía lo de la “expulsión” del mundo académico, ahora me gusta aún más. Aunque es probable que las nuevas herramientas digitales ayudaran a que volviera a ser considerada mas “fiable”.

      No lo digo explícitamente en el texto pero creo que el protagonismo de los mapas en los movimientos sociales y en el ámbito cultural tiene mucho que ver con Deleuze y Guattari.

      Es un tema interesante que hay que seguir explorando 😉

      • Estoy de acuerdo. Los sistemas de información geográfica (por cierto otro caso de oligopolio “a la Microsoft”, pero mucho menos conocido, protagonizado por ESRI) le han dado legitimidad (por su utilidad instrumental) en la industria y en la academia y seguro que ha ayudado a su regreso.

        Pero los años de destierro han permitido que sucedan “hechos extraños”, incluso dentro de la propia academia con personajes tan interesantes como Trevor Plagen en Berkeley.

        Y todo tiene que ver con Deleuze y Guttari 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s